miércoles, 13 de enero de 2010

Improvisando puro cuento

- ¿A qué esperas, pino-puente? Dispara.
Tu sonrisa paraliza, pero sabes que puedo hilar tus palabras.


- No escondas a medias tu inseguridad...
¡Pum!
Gardenias, ¡Pum! Pomo, ¡Pum! Gentío, ¡Pum! Cruces, ¡Pum! Abril,
¡Pum! Cardiopatía, ¡Pum! Alféizar

- Déjame contarte...
...acerca de
Gardenias abandonadas a la rima de un bolero.
Bolero de un figurante de mirada perpleja, hombros abreviados y jersey a rayas.
...de añoranzas de respirar boca-abajo, de reunir arrojo para girar un
pomo
ya marchito de asirlo.
Puerta de miradas sesgadas y paso-atrás, de abróchate el botón y "quizá otro día".
Déjame contarte...
...de él y su verticalidad que tirita con casualidades sin prisa, ¡pese al frío!
...sobre un
gentío de trajes sin cabeza a eludir con cruces de acera, si viste
ojos de
Abril.
Déjame contarte...
...de calles borrosas, patios-maravilla clausurados, peligros sin aviso,
páginas selladas, recuerdos difuminados, de dolor sin permiso...
y claro, de dos planetas con
cardiopatías acompasadas.

- ¡Pero no utilizaste la última palabra!

- Nunca lo hago. Sabes de mi amor sistémico a lo inconcluso.

- ¿Y un final?

- Lírico y prestado: cisnes en pas-de-quattre, uvas y vino blanco, y claro...
una perdiz que echaba un hilito de sangre por el pico. Los dos lo
quisieron. Los dos.

2 comentarios:

  1. Siempre me ha gustado la palabra "alféizar", qué sonora es.
    So come on and do your little dance, do your little dance for me, there's everything you need to do. A little, little, little dance for me :)

    ResponderEliminar